jueves, 22 de enero de 2009

TEATRO FRANCISCO JAVIER CLAVIJERO

Teatro Francisco Javier Clavijero
El Teatro "Francisco Javier Clavijero" es el espacio escénico más tradicional y característico de la ciudad de Veracruz. A lo largo de su historia, ha cambiado de aspecto y de nombre en varias ocasiones, siendo actualmente el único recinto que cuenta con las condiciones acústicas y técnicas para la presentación de espectáculos escénicos de la más alta calidad.
Actualmente se encuentra bajo administración de la sociedad civil, a través de Fomento Cultural de Veracruz A. C., y en él se han venido presentando espectáculos escénicos de la más alta calidad, entre los que destacan conciertos, danza, teatro, conferencias magistrales y presentaciones de obra literaria. Artistas de la talla de Marcel Marceau, Ofelia Medina, la Sinfónica de Xalapa y otros muchos, han contribuido a enriquecer la historia de la institución, con gran deleite del público veracruzano.

Historia del Inmueble
Los anales históricos de la ciudad consignan la existencia de un espacio teatral conocido con el nombre "Coliseo" de la Calle de Nava, que existía probablemente en este lugar desde el s. XVII. Siendo una construcción de madera, sufrió con los constantes incendios que asolaban la ciudad y fue destruido por uno de ellos.
A principios del siglo XIX, Veracruz contaba ya con otro teatro llamado "Principal", permaneciendo en el anonimato el constructor y la fecha en que fue erigido. Aquí se presentaron compañías europeas de teatro, zarzuela y ópera, en su camino hacia la ciudad de México.
El 16 de septiembre de 1819, este edificio, como el anterior, se incendió; se cree que la causa fue descuido de los empleados que olvidaron apagar una lámpara al finalizar la función. Tras el incendio, la ciudad se quedó sin espacio escénico y fue hasta 15 años después que se volvió a construir otro, bajo la iniciativa del Gobierno del Estado; al nuevo teatro se le dio el nombre del entonces Gobernador, Teodoro A. Dehesa. Él mismo lo inauguró, en un acto que presentó la obra de Roberto Dillora.
La reconstrucción, que se llevó a cabo entre 1834 y 1835, y fue encomendada al ingeniero Francisco Becheli, dotó al nuevo teatro con lunetario, dos andenes de palcos y tres butacas en cada uno de ellos, además de una galería alta o "cazuela". Su capacidad estimada era de mil doscientos espectadores.
El edificio tenía tres puertas de entrada al "foyer", el cual tenía piso de mármol. El pequeño escenario, al igual que la armadura del techo, fue cubierto por una estructura de tejas. La mayor parte del interior del edificio estaba hecha de mampostería y la fachada era de estilo jónico con relieves. Contaba con una azotea descubierta por donde salía el público en los entreactos.
A principios del siglo pasado, el teatro Dehesa presentaba una gran cantidad de fallas en su estructura y el descuido era evidente. En 1924, la Junta de Mejoramiento Civil de la ciudad de Veracruz se encargó de los trabajos de rescate. Al reabrirse, es bautizado como Teatro "Felipe Carrillo Puerto", en honor al insigne político yucateco.
En 1968, el H. Ayuntamiento de Veracruz decide restaurar el Teatro, que se encontraba en malas condiciones, y se realiza una remodelación que redujo su aforo a la mitad, dejando sólo tres niveles de butacas. Se cambió el sistema de iluminación y se mejoraron los demás equipos. Se montaron grandes espejos en el "foyer" (vestíbulo); el piso de éste, así como las escaleras de acceso, se reconstruyó en mármol. La reapertura ocurrió el 20 de noviembre de 1970, ya con el nombre de "Francisco Javier Clavijero", ilustre historiador e investigador porteño.
En el año 2000, nuevamente el H. Ayuntamiento, con la participación de CONACULTA y la empresa TAMSA, emprende obras de remozamiento y rescate del inmueble, dotándolo de modernos equipos de trabajo e infraestructura escénica. La intervención remodeló y modernizó todo el inmueble, conservando su arquitectura de estilo neoclásico europeo de principios de siglo.

Descripción de las Características Arquitectónicas del Inmueble
El teatro "Francisco J. Clavijero" es un bello inmueble de estilo neoclásico, cuya fachada llama la atención por su belleza estética.
La planta baja recibe al visitante con un bello portal de acceso, donde se encuentran dos taquillas para la atención al público. Se ingresa al inmueble a través de un hermoso "foyer" circular con piso de mármol, candiles, grandes espejo y una columnata que lo enmarca. Las escaleras de acceso al lunetario y plateas -en el primer nivel- y a los palcos -en el segundo- son de mármol, con un hermoso barandal metálico construido según el estilo de la época. El acceso al tercer nivel (Galería) se realiza por dos escaleras laterales al edificio, a las que se llega también a través del "foyer". Anexo a este espacio se encuentran una cafetería y los servicios sanitarios principales.
En el mismo nivel de planta baja, en la parte trasera de la construcción, se ubican las oficinas administrativas y un pequeño espacio para ejercicios de danza, así como varios espacios de guardado y un pasillo de servidumbre.
El escenario tiene una boca de más de 11 metros y un ancho total de casi 17 metros, con un fondo (tiro) superior a los 18 metros. Se corresponde con el primer nivel, donde se ubican el lunetario, con 280 localidades, y las plateas, con 72 localidades, en un espacio embellecido con hermosos y elegantes pasillos y áreas de descanso alfombradas, con espejos y cómodos sofás. En la parte posterior de este nivel, detrás del escenario, se ubican camerinos y servicios sanitarios para los actores y artistas.
El segundo nivel lo ocupa, en la parte frontal, el área de palcos, con capacidad de 107 localidades, y también con hermosos pasillos y áreas de descanso. Al fondo, otra área de camerinos y servicios para artistas.
El tercer y último nivel corresponde a la galería, con 175 espacios, así como a la cabina de control de audio y sonido. En el fondo, otro núcleo más de camerinos y servicios.
El aforo total del Teatro Clavijero es de 634 localidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada